Cirugía ortognática Instituto Dr. E. Lalinde
C/Isla de Nelson 2, Madrid - Telf: 91 386 03 18

volver inicio

Cirugía ortognática – Procedimiento quirúrgico

¿Cómo me voy a encontrar después de la intervención?

Durante el postoperatorio de la cirugía ortognática no deberá masticar fuerte las primeras semanas (igual que si se opera de una artroscopia de rodilla no puede ir a correr al día siguiente): durante la primera semana después de la intervención deberá hacer una dieta líquida; la segunda semana una dieta blanda; y a partir de la tercera semana, una dieta normal evitando los alimentos más duros; notará el típico acorchamiento en la zona de los labios.

Existe una inflamación -especialmente visible la primera semana- que disminuye rápidamente a partir del quinto día. Para minimizar la aparición del edema, a veces se colocan unos drenajes, que se retiran al día siguiente de la intervención.

En cuanto a reanudar su actividad normal, aconsejamos una semana de reposo relativo en casa (donde podrá leer, trabajar con el ordenador o ver la televisión). Podrá hablar y en ningún caso tendrá la boca cerrada. A la segunda semana aconsejamos empezar a salir y hacer una actividad más intensa, pudiendo a menudo reanudar su actividad laboral normal según cuál sea esta. Desde los quince días a tres semanas ya puede volver a hacer ejercicio o ir al gimnasio, pero evitando deportes de contacto.

Periodo postoperatorio

Primer día tras la cirugía

Cuando el paciente se despierta de la anestesia general se le traslada a una unidad de cuidados intensivos. Se monitorizan todas las funciones vitales durante las primeras 24 horas. Es posible que tenga nauseas y vómitos durante este periodo.

Se revisa la oclusión cuando el paciente esta totalmente despierto. Solo entonces los músculos masticatorios vuelven a funcionar y la mandíbula recupera su posición fisiológica, así podemos juzgar el resultado de la cirugía.

 Los pacientes pueden experimentar un sangrado moderado por la nariz hasta 2 semanas tras la cirugía. Es un hallazgo normal ya que los coágulos de sangre residuales en los senos maxilares se disuelven durante algún tiempo. Tras la cirugía puede deglutirse cierta cantidad de sangre y puede provocar nausea y vómitos debido a irritación del estomago. Tan pronto como lo permita el intensivista el paciente debe beber líquidos para diluir el contenido del estomago y reducir la nausea. Generalmente se aplican apósitos helados en la nariz y mejillas para reducir la hinchazón y facilitar la respiración.

Puede aparecer inflamación facial masiva y moratones durante los dos primeros días. Se administran todos los medios y medicación necesaria para reducir la inflamación. Tras la cirugía pueden aplicarse venajes o bandas especiales para reducir la inflamación sobre cabeza, mejillas o mentón. También pueden dejarse drenajes, que son pequeños tubos colocados en las heridas y conectados a un container especial con presión negativa. Las bandas y los drenajes generalmente son retirados entre 24 y 36 horas tras la cirugía.

Puede presentarse dolor moderado las primeras horas o días tras la cirugía, pero es fácilmente controlado con analgésicos. Se prescribe un tratamiento antibiótico tras la cirugía para proteger al paciente de la infección.

No se permite masticar tras la cirugía. Se colocan una o dos gomas en los brackets de ambos maxilares para ayudar a dirigir a los maxilares a su posición correcta. Estas están lo bastante tirantes para mantener los maxilares en oclusión durante el reposo pero no impiden al paciente abrir la boca. La ferula quirurgica sigue puesta en la boca.

No se permite al paciente soplar por la nariz durante algunas semanas tras la cirugía.

Segundo y tercer día tras la cirugía

El paciente es transferido de la UCI a la planta el segundo día tras la cirugía. Se revisa la oclusión y si han cesado las nauseas  se aplican bandas de goma para ejercer tracción sobre los arcos dentales. Las gomas permiten al paciente abrir la boca aproximadamente un cm. Lo suficiente para comer.

Se revisa la herida y se le dice al paciente que se enjuague la boca. El edema facial alcanza el máximo sobre el segundo o tercer día tras la cirugía. Obviamente estos días son los más difíciles tanto físicamente como psicológicamente. Se dejan sin tocar las bandas unos 10 días.

Volviendo a casa.

Se revisan nuevamente la oclusión y la higiene oral antes de salir del hospital. Se prescriben antibióticos orales, analgésicos, y gotas nasales, así como enjuagues. También se prescriben protectores gástricos.

Una semana tras la cirugía

El edema facial debe empezar a resolverse sobre el tercer o cuarto día. Si el paciente experimenta un aumento de inflamación  puede ser debido a una infección y debe ponerse en contacto con nosotros inmediatamente.

La primera visita postoperatoria  se realiza sobre el 6º o 7º día tras la cirugía. Se revisan las heridas y la oclusión, y se reajustan las bandas elásticas si es necesario.

Retirada de suturas

Las suturas se retiran generalmente entre los 10 a 14 días tras la cirugía. Las bandas elásticas también son retiradas por primera vez y se chequea la oclusión. Se le explica al paciente como cepillarse los dientes correctamente y como colocar los elásticos de acuerdo al esquema indicado.

Primeros dos meses tras la cirugía.

Los pacientes son revisados en la consulta semanalmente durante los primeros 2 meses tras la cirugía. Cada vez se chequea la oclusión y se corrigen los elásticos si es preciso. El alambre que conecta los brackets del canino y el incisivo lateral se mantiene durante este periodo. El alambre estabiliza los segmentos del maxilar superior y facilita la consolidación.

Tercer y cuarto mes tras la cirugía.

Se revisa la paciente cada semana. Durante este periodo los alambres esqueléticos se retiran de ambos maxilares. El procedimiento solo lleva unos minutos y se realiza de forma ambulatoria. Entonces el paciente comienza con el tratamiento ortodóncico postoperatorio activo. Durante este periodo se retira el material de relleno de los braquets y se inserta un alambre continuo para afinar la oclusión. Después de esto el paciente es revisado una vez al mes hasta que se completa el tratamiento.

Nutrición

Los primeros 10 días tras la cirugía solo se permite una dieta libre de partículas (Ej. Yogures, suplementos alimenticios, etc.) Es importante recibir entre 2500 y 3000 Kcal. al día para recuperar el nivel energético.

La dieta libre en partículas puede abandonarse una vez que se retiran las suturas, Se reemplaza por una dita blanda que se mantiene durante 2 meses. No se le permite al paciente masticar ninguna clase de comida durante este periodo ya que puede provocar falta de unión en los huesos y como consecuencia la necesidad de rehacer la cirugía.

Los pacientes deben comprender que puede llevar unos meses la cicatrización de los maxilares de forma completa, por lo tanto se debe evitar durante este periodo la masticación de alimentos duros.

Desde el comienzo del tercer mes el paciente puede empezar a masticar comida blanda como ensaladas, etc. Tras 4 meses el paciente puede volver a sus hábitos nutricionales normales.

Actividad

Aproximadamente el 80% de la inflamación cede al final de la tercera semana. La mayoría de la inflamación desaparece en dos meses, sin embargo el edema residual en la mejilla puede permanecer hasta  6 meses tras la cirugía.

No se recomienda realizar trabajos físicos el primer mes tras la cirugía, sin embargo puede comenzar con actividades de forma progresiva una vez que vuelva a casa.

Deportes. Puede comenzar con ejercicio tras el primer mes. Los deportes de contacto deben evitarse hasta 4 meses tras la cirugía, y la lucha debe ser evitada hasta el 8 mes. La sauna o la natación también deben evitarse durante los dos primeros meses.

cirugía ortognática

Instituto Dr. Eugenio Lalinde:Clínica autorizada por la Comunidad de Madrid. Especialistas en Cirugía ortognática

Mapa web | Aviso Legal | Blogs | Links de utilidad

Compartir en:DigFacebookChromemeneamemi perfil de google plus

copyrigt © 2011 Todos los derechos reservados